Nuestro primer Flash LAB!

En esta constante búsqueda de impactar, diseñar experiencias y crear puentes entre disciplinas para el intercambio de conocimiento, el LAB de Arte y Ciencia ha mutado a una nueva etapa, la del Flash LAB. Este mundo está funcionando cada vez más rápido, cada vez más desconectado del entorno, y nuestra misión, entre otras, es crear espacios donde individuos puedan tomarse el tiempo de parar un momento, aprender de otros, e innovar dentro de su creación al pensar fuera de la caja y mirar el mundo a través de otros ojos.

El LAB de Arte y Ciencia como tal, con su duración de un mes, tenía muchísimas fortalezas, pero también una serie de debilidades que lo hacían poco sostenible en el tiempo, ya que en general, los científicos no tienen tiempo para darnos un mes completo, y los artistas necesitan más que un mes para crear una obra realmente pensada y formulada a perfección. Al hacerlo dos veces distintas en 2015 y 2017, nos dió una buena plataforma para tantear, observar y aprender de nuestras experiencias, y así, con apoyo del SENACYT nuevamente, decidimos cambiar la metodología para intentar nuevas maneras más manejables para todos los involucrados.

PAN_6544

Durante las dinámicas de inducción, dos participantes hacen su interpretación de un concepto científico a través de maneras artísticas.

Se utilizaron los mismos conceptos: talleres de inducción, visitas de campo, trabajo en equipo, y creación de una propuesta final (en este caso un bosquejo más que una obra terminada). En el lapso de dos días completos, logramos llevar a cabo en esencia las mismas experiencias que en el LAB original, pero de una manera rápida, simplificada, y enfocada más intensamente en el tema de comunicar, y aprender a comunicarse entre sí. También agregamos una idea que estaba dando vueltas en nuestras cabezas por un tiempo y que por fin logramos integrar en las experiencias que diseñamos: un “speed-dating” (citas rápidas) entre artistas y científicos.

PAN_6806

Durante el “speed-dating” (citas rápidas) científico-artístico, los participantes tuvieron oportunidad de sentarse con cada individuo para conocerse e intercambiar ideas antes de crear las parejas finales de trabajo.

El primer día comenzamos con las presentaciones tanto del proyecto como sus facilitadores, y luego de los 12 participantes (6 artistas y 6 científicos) seleccionados a través de una convocatoria pública previa. Luego, al mando de la facilitadora Emily, se llevaron a cabo dinámicas para romper el hielo e incentivar comunicación creativa entre parejas, y Ela nos visitó a través de Skype desde Berlín para una sesión de Comunicación Carismática/Empática. Acto seguido, llevamos a cabo el tan esperado “speed dating” en el que cada participante compartió con cada uno de los otros presentes por un lapso corto y rápido.

PAN_6828

Participantes intercambiando ideas para comenzar a crear bosquejos finales de sus ideas y presentarlas al día siguiente al grupo y observadores invitados.

Las parejas finales de trabajo fueron las siguientes: Nelson Barranco, quien estudia el tema del agua y la purificación natural de la misma, entre otras cosas, con el artista multidisciplinario Ricardo Linero Ledezma; Rolando Gittens, con el tema de los nuevos materiales y tecnologías para la creación de prótesis, con el arquitecto Héctor Ayarza; Ariel Rodríguez, conocido en el mundo de la ciencia por sus estudios de los primates en la provincia de Chiriquí, de la mano de la actriz y artista Mariela Aragón Chiari; Brígida de Gracia, bióloga que estudia las poblaciones de peces en las costas de Panamá, junto al músico y artista de sonido Heriberto Pinzón; Giácomo Echevers, ingeniero mecánico de la UTP que estudia el efecto de los sonidos de motores de botes sobre las poblaciones de manatíes en Bocas del Toro, con la artista Paulette Guardia; y José Loaiza, quien estudia las poblaciones de mosquitos y sus enfermedades, de la mano del artista Kevin Lim.

PAN_7245

Participantes creando sus bosquejos y presentaciones finales en el segundo día del Flash LAB.

El resto del día y medio del taller de dos días, las parejas se dedicaron a tirar ideas y crear bosquejos, guiados por preguntas planteadas por los facilitadores, los cuales presentaron en la segunda tarde del programa frente a una audiencia conformada por algunos visitantes especiales de la SENACYT y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales. Luego de presentar las ideas y bosquejos de posibles proyectos, se llevó a cabo una sesión de retroalimentación grupal, y un “Guerilla Networking” en que los observadores y participantes agregaron ideas y contactos útiles a todos los proyectos presentados. La manera en que las ideas crecieron con el aporte de todos los presentes fue realmente mágica, y muchas propuestas tenían excelente potencial para ser llevadas a cabo con un poco más de elaboración y los fondos necesarios.

PAN_7614

María Almillategui de SENACYT dando su retroalimentación a los participantes luego de escuchar sus presentaciones.

Ahora nos queda la tarea de medir el impacto de esta experiencia, pues la idea es no tomar de la mano a cada propuesta hasta que se haga realidad, sino dejarlas fluir por su cuenta y seguir su trayectoria, y en base a eso entender si este nuevo experimento optimiza el efecto dominó que buscamos establecer a través de este taller. Para nuestra (grata) sorpresa, desde que sucedió el Flash LAB hace cuatro semanas, ya se están abriendo nuevas oportunidades para seguir haciendo este tipo de experiencia con entidades científicas locales. Estamos realmente impresionadas con el potencial de todas las ideas que surgieron, y nos incentiva a continuar explorando este nuevo formato de colaboración interdisciplinaria, y fomentar el intercambio de conocimiento para el bien de todos.

PAN_7691

De izquierda a derecha, fila de atrás: Brígida de Gracia, Ariel Rodriguez, Heriberto Pinzón, Ricardo Linero, Mariela Aragón, Nelson Barranco, José Loaiza, Emily Zhukov, Giacomo Echevers; fila de adelante: Hinda Ehlers, Ana Berta Carrizo, Hector Ayarza, Paulette Guardia, Kevin Lim y Rolando Gittens.