Retiros Nubosos y sus efectos multiplicadores

Se acerca rapidamente el fin de año – un momento que para muchos es un mini retiro personal para descansar, pasar tiempo con la familia y amigos, reflexionar después de un año lleno de vivencias, trabajo, logros, retos y celebraciones. Este tiempo y espacio son claves para restaurar nuestra energía y sobre todo nuestro bienestar y creatividad. Qué lindo sería poder tomarnos más momentos así durante el año, para enfocarnos en un proyecto especial o para reconectar con colegas o con una misión mayor que, aunque presente no logramos activar por estar atrapados en el día a día.

Un buen Retiro Nuboso fue lo que tuvimos la suerte de organizar este pasado noviembre con colaboradores de nuestra organización. Necesitábamos crear un espacio para reflexionar sobre el trabajo realizado hasta el momento (desde Suelo en 2014 hasta los recientes Flash LABs de Arte y Ciencia), evaluar cómo continuar con las oportunidades de crecimiento que se nos están presentando y escribir una Visión 2020 para los próximos 10 años.

Nos hospedamos por cuatro noches en el hogar original del Estudio Nuboso – El Jilguero Reserve, en Bajo Grande, Cerro Punta, Chiriquí. Invitamos a un grupo de colaboradores y aliados con quienes podríamos tener conversaciones productivas sobre los temas mencionados arriba. Sin mucho programa aparte de hablar sobre estos temas y el deseo común de que la organización siga creciendo y evolucionando, nos entregamos al ritmo de la naturaleza y del grupo en ese espacio compartido.

Cada día cocinamos juntos, nos adentramos en el bosque y tuvimos sesiones de brainstorming/diálogo. El resto del tiempo cada uno siguió su interés y, sin la presión del tiempo urbano, fue encontrando lo que necesitaba para reconectar – consigo mismx, con otrxs y con el entorno. Al cabo del retiro, sintetizamos las ideas y pensamientos compartidos y todos juntos realizamos que en ese corto tiempo y espacio logramos aportar un mundo al desarrollo de la organización y al crecimiento del equipo humano.

Después de cinco años de crear formatos de intercambio entre disciplinas para mejorar la realción de las personas con la naturaleza y sus comunidades, Estudio Nuboso está entrando en una nueva fase de productividad, visibilidad e colaboración. Empezamos a ofrecer los formatos que llevamos diseñando y probando desde 2014 a instituciones interesadas en colaborar, adaptándolos a las necesidades de cada una. A la misma vez, colaboradores que ahora son miembros del equipo/colectivo, se estan inspirando para co-crear proyectos especiales en pro de la conservación, restauración, comprensión y apreciación de nuestros ecosistemas tropicales. Con todas estas confluencias, hemos dado un salto cuántico organizativo: hemos duplicado el número de miembros en el equipo y estamos organizando mejor las estructuras de trabajo dentro del colectivo.

Los retiros y residencias siempre han sido parte esencial de Estudio Nuboso – facilitar tiempo y espacio para permitir que florezcan las cosas. Ahora con esta experiencia interna tan poderosa, vamos a integrar los Retiros Nubosos regularmente a nuestras dinámicas de trabajo y esperamos poder compartirlos con ustedes también, nuestros lectores, amigos, organizaciones afines y aliadxs. Los dejamos con algunas fotos del retiro en El Jilguero Reserve y les prometemos más noticias sobre la Visión 2020, los próximos Flash LABs y el proyecto especial de Carolina Borrero, La Selva Llama, en el nuevo año.

Felices fiestas y que empecemos la nueva década con mucha energía, conexión y solidaridad!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s